Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2017

Carta a los abuelos de Jesús

Mis muy queridos Joaquín y Ana:                                                      Mi nombre es… bueno, no importa… les escribo desde un banco de la parroquia en una inexplicable tarde cálida de julio (en Argentina, Julio es invierno).                                                      Me avisó una amiga que el día 26 es su fiesta y, por ello, quise regalarles esta sencilla carta.                                                      No hallo palabras para decirles "gracias". Gracias por haber sido tan dulces y ejemplares padres de mi amada María.                                                      Usted, señora Ana, que habrá compartido con ella tantas tardes luego de intensas jornadas, ha sido una sencilla pero sabia maestra. Fueron sus manos (¿Las de quién, sino?) las que se unieron a las de Ella en un mar de harina, para enseñarle a amasar el pan. Fueron sus manos (¿Las de quién, sino?) las que apretaron fuerte las de Ella cuando el dolor, implacable, les invadía el alma…