Ir al contenido principal

María, y la campana de mi parroquia…


   Madre mía, aún falta un rato para que comience la misa.
   El silencio de la parroquia de Luján se inunda, de pronto, del repicar de la campana.
   Repicar monótono y conocido. Llamado conocido… Madre... ¿conocido?
   - Conocido, sí, hija…. Más, ¿estás segura de que es comprendido?
   - Madre, ¿Qué tengo que comprender de un campanario?
   Tu silencio inunda el aire de tu gran paciencia para conmigo. Paciencia que mi gran torpeza e ignorancia jamás podrá agotar ¡Oh consuelo de mi alma!.
  - Escucha las campanas, escúchalas con tu corazón.
   Aunque no te comprenda, te obedezco. Y el tan-tan metálico y monótono de la campana adquiere de pronto una voz distinta.
  - Te hablan, hija ¿puedes escuchar su voz?
   “Je sús te lla ma, Je sús te lla ma, Je sús te lla ma”
   - ¡Madre! ¿Escuchas? Dicen “Jesús te llama”. Pero ¿quién le da voz a las campanas?
   Guardas silencio… silencio.
   Muchas veces te he dicho que tienes voz de campanas, Madre pero….y la campana vuelve a hablar:
   “Je sús te lla ma, Je sús te lla ma, Je sús te lla ma”
   Y la metálica voz que la campana deposita en mi oído llega, por una exquisita delicadeza tuya, a mi corazón… y es una voz conocida… es… ¡tu voz, Madre! ¡Tu voz! Que se ha trepado al campanario para llegar, con alas de viento, a los corazones que tengan oídos atentos para oírla.
   “Je sús te lla ma, Je sús te lla ma, Je sús te lla ma”
-          Entonces, Madre ¿es tu voz la de las campanas? ¿Me llamas también desde el campanario?
   Oh, María, que el ingenio de tu amor no escatima medios para acercarme a tu Hijo. Pero… no siempre mi corazón oyó tu llamado. Muchas veces lo escuché pero tuve mil excusas (¡ay, ahora no puedo recordar ninguna!, porque las excusas no son motivos valederos y tienen raíces pequeñas en el alma y las arrastra pronto el viento del olvido) para no acercarme.
   Después de un breve silencio se repite el repicar… ahora escucho algo mas…
  “Si si a ti ven, Je sús te lla ma, ven ven te lla ma”
   Y como quien toma aliento para una frase más, un último repique solitario
   “Si Je sús hi ja ven”
   Luego, el silencio… Silencio poblado del eco de tu voz.
   Me siento en el banco… acá estoy… con todo mi bagaje de penas y tristezas, de alegrías y sueños, de proyectos, esperanzas y desilusiones. Me saludas desde tu imagen de Luján. Justo estoy por responderte cuando las señoras de la parroquia comienzan el rezo del Santo Rosario ¿Qué mejor manera de responder a tu saludo?
Si, el Santo Rosario antes de la misa ¡Cuántos secretos encierra!
-          Así es, hija. Pero de eso hablaremos el próximo domingo ¿te espero?
-          ¡Claro que sí, Madre!
   Y quedas en conocido silencio. Bueno, nunca es pleno tu silencio, porque la dulzura de tu mirada no cesa de decirme que me amas. Silencio que abre paso al recuerdo de tu llamada reciente. ¡¡¡Y yo que pensé que decirte que “tenías voz de campanas” era sólo una metáfora!!! Ahora sé que sí, que tienes voz de campanas porque, por una gracia inmerecida, mi corazón te ha escuchado.

   Amigo, amiga que lees estas líneas. Cuando escuches las campanas de tu parroquia, intenta escucharlas con tu corazón. Solo desde allí oirás el llamado de tu Madre que jamás, por lejos que estés, dejará de decirte:
“Je sús te lla ma, Je sús te lla ma, Je sús te lla ma”

María Susana Ratero
NOTA de la autora:
"Estos relatos sobre María Santísima han nacido en mi corazón por el amor que siento por Ella"

Comentarios

  1. Hay, querida María Susana, la más pequeñas de mis hnas en Cristo, qué felicidad inmensa me has compartido,es hermoso poder utilizar los medios de comunicación para acercar la Palabra de Dios O una palabra de aliento, de fuerza a quién lo necesite.Ruego a Papá Dios,para que te de fuerza ,y te vaya iluminando en las cosas que desconoce para que logres tu cometido, mis bendiciones.Gracias, gracias, gracias.

    ResponderEliminar
  2. Susana, hermanita mía: ¡Qué precioso! He tenido el privilegio de escuchar tu voz y al mismo tiempo ver las imágenes de tu amada parroquia. Que Dios te bendiga siempre, y que la intercesión de María te lleve al cielo. Tu hermano en Cristo y en María, Juan Antonio.

    ResponderEliminar
  3. Que alegrìa màs grande he recibido el dìa de hoy al recibir este correo tan precioso. Susana amiga querida, gracias por compartir con todos nosotros este relato que sòlo puede salir de un corazòn que verdaderamente ama al Señor, ademàs conocer el tono de tu voz fue otra alegrìa, ya que por estos medios cibernèticos mucho amigos tenemos, pero conocer sus voces es un verdadero regalo. Dios y la Virgen Santìsima te continuen bendiciendo para que compartas estas bellezas. Saludos.Cecilia

    ResponderEliminar
  4. Dar Gracias a Dios

    Aunque me tapo los oidos y me dan ganas de tirar el despertador cuando suena...

    Gracias Dios, porque puedo oir, muchos no pueden hacerlo…

    Aunque cierro los ojos al despertar, cuando el sol ilumina mi habitacion

    Gracias Dios, muchos no pueden ver...

    Aunque me cuesta levantarme de la cama y ponerme en pie...

    Gracias Dios, que tengo fuerzas para hacerlo, otros jamas lo podrán hacer…

    Aunque no estoy conforme, me quejo y estoy descontento con lo que tengo y lo que soy...

    Gracias Dios, por la vida que me has regalado…

    Aunque el dinero no me permita comprar los zapatos que mas gustan...

    Gracias Dios porque tengo pies, muchos no tienen…

    Aunque me enojo con los ninos cuando gritan y lo desordenan todo...

    Gracias Dios que tengo familia, cuantos hay viven solos…

    Aunque la comida no estuvo muy buena...

    Gracias Dios porque tengo alimentos, cuantas personas padecen y mueren de hambre cada dia. . .

    Cuando tengo que pagar los impuestos, me enfado y me quejo. . .

    Gracias Dios, porque puedo hacerlo, cuantos hay que no pagan, porque no tienen nada…

    Gracias Dios por la vida, por ser parte de tu creacion, porque me hiciste a tu imagen…

    Son tantas las cosas que tengo para agradecerte, que me falta el tiempo y las palabras.

    Gracias Senor por vivir en mi corazon y darle sentido a mi vida.

    Gracias Senor Jesus por poder disfrutar de Tu amor…

    Su peticion sera publicada en nuestras paginas WEBS

    P.D. No olvide que hay hermanos que tambien necesitan oraciones, cuando sea menester ayudenos con sus oraciones

    wpauta@yahoo.es,

    ResponderEliminar
  5. Querida Susana: gracias por compartir tus vivencias con Nuestra Madre Santisima y por ensenarnos una manera de seguir lo Espiritual.
    Te comparto que senti la presencia de Nuestra Madre en tu relato.
    Dios siempre nos Bendice!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Susana, hermoso y cierto!!! cuantas veces escuchamos el replicar de las campanas y no escuchamos el fondo de su llamado, nos hacemos sordos a ese llamado... Ahora será diferente, ya simplemente, después de volverlas a escuchar no podré ignorarlas tan fácil.
    Que Dios te bendiga y que el Espíritu Santo te siga iluminando para que nos sigas enviando tus hermosos escritos.
    Te quiere, Ana

    ResponderEliminar
  7. Hermoso Susanita amiga mía, María santísima te mira con amor ante esa entrega y confianza de tú parte, tus relatos y tu voz son un balsamos para los oidos y el alma...
    María está tan presente en tú vida que permanece allí a tú lado, hablando contigo para el consuelo de muchos.
    Me conmovió tú voz, hace tanto tiempo que nos comunicamos y no la conocía, bella voz, dulce voz..., un abrazo grande lleno del amor de Jesús y María...Gracias Señor
    Anasol (Chile)

    ResponderEliminar
  8. Susana: lo que faltaba ya viene completando el panorama. Primero, tus escritos, tan profundos y sencillos, llenos de una sencillez mariana y ahora, tu voz, que le hace gala a estos escritos. Es diáfana, pura, cristalina. Tu voz es perfecta para lo que pones con tu mano en el papel. Ambos se combinan y se funden en un solo haz, formando un conjunto angelical. Gracias, Susana, por dar ese paso. Gracias por tu devoción a María que la necesito tanto, porque carezco de madre humana ya que ella se me fue en el año 2001. Pero en ti encuentro un eco de mi querida madre y un poco del consuelo femenino que tanta falta nos hace a los hombres. Hasta pronto, querida Susana. Espero tu próximo escrito.

    ResponderEliminar
  9. Hermanita:
    Que alegría ver como creces y como Dios te envía lo medios.
    ¡Que bendición para la gloria de Dios!
    Un abrazo Susana con todo cariño y agradecimiento por tu SI a Jesús y Mamita María que nos regalan a través de tí tanto amor.
    Connie (Mx)

    ResponderEliminar
  10. Catalina Galvez.
    Realmente preciosas tus meditaciones! El escuchar tu voz, tan linda y suave, toca nuestros corazones. Cerré mis ojos
    e imaginé que era María quien hablaba.
    Te agradezco y felicito de corazón por compartir con nosotros. Sigue evangelizando con esas inspiraciones tan llenas de sabiduría y amor.
    Nuestro Señor y María te sigan bendiciendo e iluminando.
    Catalina

    ResponderEliminar
  11. Que hermoso y que bella voz querida Susana...

    Madre mía: "la dulzura de tu mirada no cesa de decirme que me amas".

    Desde ahora el sonar de las campanas de mi parroquia ya no sonarán solo como campanas, sino como la voz de Mamita María que nos dice: “Je sús te lla ma, Je sús te lla ma, Je sús te lla ma”

    Que Dios te bendiga querida Susana y que Mamita María siempre te lleve de su mano.

    ResponderEliminar
  12. Mi querida Susana, que bello relato, como todos, si claro. Hermoso todo, la parroquia linda y discreta, y pienso: todos los recintos grandes o pequeños del Señor la hacen a una sentir la paz y la tranquilidad. Todos tus relatos son amorosos y nos llevan a reflexionar, con amor hacia María y Jesús. Que ellos te guarden en salud y paz. Te quiere tu herma y amiga mexicana. María Luisa... y, Luisa, no más eh?

    ResponderEliminar
  13. !Qué dulce voz tienes!
    Definitivamente mañana en México las campanas sonarán tan distinto en mi corazón.
    !Qué buena iniciativa!
    Besos con cariño
    Leticia

    ResponderEliminar
  14. SOY BETANIA Y DIOS.
    ME HAZ SORPRENDIDO, ES UNA GRAN FELICIDAD PODER ESCUCHAR TUS RELATOS DE PASO OÍR TU VOZ EN LA NARRACIÓN.
    SIENTO QUE NUESTRA MADRE MARÍA TE ACOMPAÑA SIEMPRE DE MANERA VIVENCIAL EN TUS RELATOS Y DE MANERA SEGURA EN TU VIDA. EL AMOR CON AMOR SE JUNTAN. TUS RELATOS NOS HACEN SOÑAR COMO SI ESTUVIÉRAMOS VIÉNDOTE EN UNA PELÍCULA, ES EXTRAORDINARIO MUY BIEN VIVIDO. DIOS Y LA VIRGEN TE SIGAN ACOMPAÑANDO SIEMPRE.
    BENDICIONES EN NOMBRE DE LA DIVINA TRINIDAD.

    ResponderEliminar
  15. Susana querida, bellisimo, tu voz un regalo, tu sabes que me gustaria muchisimo tener tus libros. Dios y la Virgen te bendigan.
    Sole desde La Paz Bolivia

    ResponderEliminar
  16. Una delicia para el alma, querida hermana y amiga Susana. Recibe mi abrazo fraterno y lluvia de bendiciones. Juan Carlos, Auckland, New Zealand.

    ResponderEliminar
  17. Mi querida Susana, mi capacidad de asombro, llega al limite al ver tus encantos por el amor a María, que sigas adelante instaurando el Reino de Dios en nuestra querida tierra que tanto lo necesita, pues no terminamos de entender que sólo el camino a Jesus por medio de Maria es que tendremos verdadera paz. Tu empeño en ayudarnos a crecer sea bendecido infinitamente
    Alberto desde Venezuela

    ResponderEliminar
  18. Que bendicion, hoy al oir las campanas, oire esaa bellas palablas. bendiciones.

    ResponderEliminar
  19. Que HERMOSO obsequio nos haces, Susana! Se eriza mi piel, mis ojos se humedecen y mi corazón se llena de gozo al escuchar tu relato! Dios te Bendice y nos Bendice al tenerte en nuestras vidas. Bendiciones para ti desde Monterrey, Mexico, con mucho amor. Afectuosamente tu amiga: Lucy Herrera de Gómez.

    ResponderEliminar
  20. Gracias a Dios y Maria Santisima por estas bendiciones.

    ResponderEliminar
  21. Gracias a Dios y maria Santisima por todas esta bendiciones y por esta a tiempo cuando mas se necesitan.

    ResponderEliminar
  22. Susana querida: Mi hermanita te felicito por tus esfuerzos y tus logros , eres perseverante y Papá Dios y Mamá Maria te dan su ayuda .
    No dejes de orar por mi hermano ,ya regrese de verlo ylo he dejado muy mal . Confio mucho en El .
    Bendiciones y progreso adelante con la ayuda de Dios.

    ResponderEliminar
  23. Carmen Nelia Breton18 de febrero de 2012, 17:11

    Querida Susana. Se que esas palabras no son tuyas, La Madre te esta utilizando como instrumento. Le suplico que siempre este contigo par que sigas transmitiendo su mensaje. Dios te bendiga por cada hermoso escrito o la lectura de ellos. Son un oasis en nuestra vida.
    Afectuosos abrazos desde República Dominicana.

    Carmen Nelia Breton.

    ResponderEliminar
  24. Mi querida Susanita. Es impresionante como por medio de tu relato has abierto una gran inquietud en mi corazon del escuchar a nuestra Stma Madre llamandome por medios de tan preciosas palabras; “Je sús te lla ma, Je sús te lla ma, Je sús te lla ma”. Este trabajo el cual se estas realizando en honor a nuestra Reina del cielo es un trabajo ESTUPENDO. Te felicito mi Susanita. Que Dios y nuestra Stma Madre te sigan llamando cada dia a la entrega y al servicio por medio de tus escritos. Un abrazote fraternal de parte de este tu hermano y amigo.

    Alfredo Rodriguez

    ResponderEliminar

Publicar un comentario